Código Deontológico Europeo de Grafología

  • El objeto de este Código Deontológico es definir los derechos y obligaciones de los grafólogos preocupados por ejercer su profesión de acuerdo con una ética profesional común.
  • La Grafología, como ciencia humana y técnica de observación e interpretación, permite el estudio de la personalidad mediante el examen de la escritura.

  • El grafólogo estudia la personalidad de que escribe, trabaja exclusivamente con documentos manuscritos originales y lleva a cabo una tarea de análisis y de síntesis para cumplimentar los encargos de índole profesional o privada.

  • Los grafólogos tienen el deber de mantener y acrecentar sus capacidades.

  • El grafólogo se compromete a emplear únicamente los métodos inherentes a su especialidad y a trabajar dentro de los límites de sus conocimientos y de la propia experiencia.

  • El grafólogo debe abstenerse de emitir diagnósticos en sectores exclusivos del campo de la medicina.

  • Los grafólogos que suscriben este Código no deben mencionar sus diplomas de Grafología en los documentos profesionales si están vinculados con alguna actividad relacionada con el ocultismo o la adivinación, y además, deben abstenerse de hacer publicaciones, así como publicidad en diarios y revistas que traten de dichas actividades.

  • La actividad desarrollada por el grafólogo le obliga al debido respeto de los valores morales y profesionales de la persona. El grafólogo debe salvaguardar en todo momento su independencia, honradez y sentido de lo humano. No debe nunca ser influido por prejuicio alguno relacionado con el sexo, la raza, la política, la clase social o la religión.

  • En sus informes, el grafólogo hará uso de tacto y discreción. En las tareas de selección de personal, evitará mencionar aspectos de la personalidad del que escribe que no tenga relación con el perfil del puesto a cubrir. Su lenguaje será claro, prudente e inequívoco. Debe, además, ser completamente imparcial, rechazando efectuar análisis complacientes.

  • El grafólogo debe comprometerse a no utilizar documentos e informaciones en su poder que puedan perjudicar a otros, y siendo el único juez del valor de los documentos que se le someten a examen, puede rehusar el encargo de un informe sin necesidad de explicar sus motivos, así como negarse a dar su opinión sobre un documento que considere que ha sido sustraído. También debe negarse a trabajar con copias de fax o fotocopias, ya que la calidad del trazo resultaría alterada.

  • El grafólogo debe respetar las leyes de su propio país sobre los derechos humanos, en particular, a lo que atañe al secreto profesional, el cual debe ser guardado escrupulosamente, tanto en las manifestaciones verbales como en la difusión de informes y documentos.

  • El legítimo poseedor de un documento será el único responsable del uso que se haga del resultado del análisis; los resultados deben hacerse llegar directamente al solicitante del informe.

  • El grafólogo no podrá mencionar el nombre de sus clientes a menos que posea su consentimiento para ello. Tampoco podrá comunicar o publicar textos o informes sin la conformidad del interesado o poseedor del documento.

  • Todas las Asociaciones o Agrupaciones de grafólogos firmantes de este Código Deontológico se comprometen a hacerlo cumplir a cada uno de sus miembros diplomados. Las infracciones del mismo deberán ser sometidas al Consejo de Disciplina de cada una de las asociaciones o agrupaciones de los países consignatarios.

El presente Código, que consta de 14 artículos, entró en vigor en enero de 1992.